Este es tiempo de reconciliación, porque no podéis ascender hasta que hayáis perdonado a las almas que os han ofendido. Debéis hacer las paces con cualquiera que os haya herido de cualquier forma, y cuanto antes mejor. No importa si son unas de las almas vivientes más malas, porque no les ayudáis a ellos ni os ayudáis a vosotros mismos si seguís poniendo barreras contra ellos. La vida es una especie de pantomima, excepto que con razón os la tomáis muy en serio. Sin embargo, queda el hecho de que incluso las almas de mayor oscuridad pueden volver a la Luz, y son ayudados por los que pueden ver la chispa interna de luz del alma que hay en ellos. Nadie está más allá de la redención y podrían iluminarse completamente si se les diera ayuda.
Encontraréis difícil ir más allá de vuestra actual dimensión si os mantenéis en resentimientos contra otro alma. El perdón es un gran factor en vuestra vida y la mejor forma de practicarlo es cuando sintáis que os habéis equivocado. Algunos se preocupan de que un agresor se escape después del trato que os ha dado, pero daros cuenta de que cuando su vida se complete morirán como todas las almas, y tendrá lugar una revisión de su vida. Ahí es cuando la verdad que hay detrás de su problema se conoce, porque sólo la verdad puede existir en tales circunstancias.
Así que no se puede evitar una responsabilidad individual y tampoco hay castigo. Comprended que esa revisión se hace de una forma realmente amistosa, y no es tanto como para “culpar” sino para posibilitar que sean entendidas las auténticas razones y con la esperanza de evitar una repetición en cualquier vida futura. Puede haber karma involucrado, porque a veces puede haber una situación que lleva a futuras experiencias para hacer buenos los errores que han tenido lugar. Así que como podéis ver, nadie se “escapa” de los actos negativos cometidos contra otra alma. Así que las ideas de venganza como un medio para que alguien pague no están nunca justificadas ni son necesarias.
Ser un alma amorosa y caritativa lleva a tener un punto de vista benevolente de los demás y de su vida. Sin embargo, poner a los demás primero no quita que también cubráis vuestras propias necesidades. No es necesario que viváis una vida en la pobreza para demostrar que no sois egoístas o que estáis libres de auto-engrandecimiento. Es una cuestión de grado y de hacer las cosas de acuerdo con vuestra capacidad y oportunidades. No podéis serlo todo para toda la gente, pero haciendo siempre las cosas con la mejor de las intenciones estaréis actuando de acuerdo con vuestras creencias y vuestro entendimiento espiritual.
La ayuda espiritual genuina no pide nada a cambio, porque el gozo está en el dar. Sin embargo, aceptar las gracias de cualquier manera puede llevar a permitir al beneficiario sentir que reconoce vuestra amabilidad. Tales actos ayudan a crear una alta vibración, y con el ejemplo alentáis a los demás a imitarlo. Actualmente vivís en un mundo en el que muchos están desesperados por algún tipo de ayuda, y eso le presenta a otros la oportunidad de responder de forma benevolente. Alguna gente cree que tenéis lo que os merecéis y son reacios a ayudar, pero no entienden que a veces todas las almas tienen que experimentar los altibajos de la vida.
Comprendemos que no todas las almas están en la misma posición para poder ayudar a otros, pero a veces incluso unas pocas palabras amables de simpatía pueden elevar a otra alma. En realidad no podéis entender realmente los problemas de otra persona, pero el consejo de ayuda y una simpatía genuina puede elevarles.
Simplemente, preocuparse de otra gente y de su bienestar puede ayudar inmensamente, y a los que llevan una vida solitaria a menudo les falta ese valor del contacto social. Si todo el mundo se preocupase de los que necesitan ese contacto, el sentimiento en general de bienestar se elevaría. Preocuparse por los demás es parte natural de la constitución humana, y eso asegura que la sociedad no abandone a los que tienen necesidad.
Si la humanidad puede expandir el establecimiento de centros de ayuda para los que tienen necesidad tendréis la base para una sociedad protectora que pronto podría terminar con la pobreza que actualmente existe en algún nivel en todos los países. Si la riqueza del mundo se extendiese más igualitariamente, el nivel de vida mejoraría muy rápidamente y todos podrían al menos tener cubiertas sus necesidades básicas. Si existe el propósito de hacer que esas cosas ocurran podéis estar seguros de que tendréis toda la ayuda de nuestra parte del velo.
Os dejo con amor y con bendiciones, y que la Luz ilumine vuestros días y vuestro camino hasta su finalización. Este mensaje llega a través de mi Ser Superior, mi Yo Dios, y toda alma tiene la misma conexión interna con Dios.
En Amor y en Luz.
Mike Quinsey
Website: Tree of the Golden Light
Traducción: PEC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here